Artículo de opinión de un afiliado: ‘Lealtad en tiempos de coronavirus’

Tiempo de lectura: 3 minutos

La lealtad es algo que exige el cumplimiento de las leyes de la fidelidad y del honor. Es preciso aclararlo porque, últimamente, se escucha este termino demasiado. Los gobiernos socialistas, desde los municipales al nacional, pasando por los autonómicos, piden a la oposición lealtad. Una lealtad que, según dicen, no se está cumpliendo, añadiendo que es una vergüenza que en España no se siga el ejemplo de otros países, en los que, supuestamente, la oposición sí es leal. Cuando se pide lealtad, se pide fidelidad, lo que implica cumplir con firmeza el cumplimiento de los compromisos establecidos. Cuando se pide lealtad, se pide honor, lo que implica cumplir con el deber de acuerdo a la moral. 

Entonces, si la lealtad implica estos dos comportamientos ¿por qué el gobierno pide al PP la renuncia voluntaria de nuestras opiniones en favor de los intereses de los Sanchistas y sus socios? Muy fácil, porque el gobierno no pide lealtad, pide abnegación. El gobierno pide que la oposición cierre los ojos, que la opinión pública lo haga también, y que dejen que ellos, solitos, tomen las medidas que crean más oportunas. 

Para ocultar sus pretenciosas intenciones, y conseguir finalmente esa oposición abnegada, el gobierno está intentado que estos dos términos se confundan, solo el tiempo dirá si volvieron a engañar a su electorado, cosa a la que ya están acostumbrados. Todos nos acordamos del “No pactaré con Podemos”. También del resultado final. Su estrategia pasa por hacer creer que la oposición no les hace caso, que solo les ataca y que no es solidaria. 

La oposición, por el contrario, le responde que no puede alinearse con un gobierno que no les consulta, que no les da información, a la que quieren hacerle tragar por las buenas medidas que en su aplicación están vacías. Un ejemplo, a los autónomos les dicen, sigan pagando sus cuotas, si no pueden se las aplazamos (con un pequeño interés), y si los gastos les ahogan, cierren. Eso sí, le daremos una paguica ¿no hubiera sido más fácil tomar las medidas para que no tuvieran que cerrar? ¿no hubiera sido más fácil a cero ingresos cero impuestos? La discusión da para mucho, y este es solo un ejemplo. Pero ¿por qué hacen esto? ¿por qué estas medidas tan “extrañas” y “complejas”? ¿por qué prefieren que las empresas cierren antes de despedir (lo que supone al final un despido completo) y que los autónomos cesen la actividad antes de condonarles los impuestos? ¿por qué este gobierno apuesta por medidas que no solo impiden la generación de riqueza, sino que la única alternativa posible es que el estado de subsidios? Preguntas de las que solo ellos conocen la repuesta, aunque podemos intuir que, si se encuentran con un país quebrado, con altos niveles de paro, más fácil les será blanquear su imagen y ser los salvadores de la patria… tal y como ha pasado en otros lugares que no comentaré pero que seguro usted intuye. Y todo esto está ligado al sentimiento despótico de aquellos que hoy nos gobiernan, que quieren para ellos un control absoluto del poder, de las instituciones y de la opiniónpública, haciendo creer que ellos son los poseedores de la verdad absoluta porque, supongo, se creen los “buenos”. 

Esto que vemos en el gobierno nacional, lo observamos en todos los niveles dónde gobierna el PSOE, incluso aquí en Villena, dónde equipo municipal ningunea a la oposición al mismo tiempo que le pide lealtad. El PSOE municipal entiende la lealtad de la oposición como el silencio de la oposición. Desde el PP les hemos realizado propuestas, que demasiado a menudo no reciben ni siquiera respuesta. Ahora ya sabemos qué quieren decir cuando piden lealtad. Nosotros les contestamos: para salvar vidas sí; para salvar la economía, también. Para abocarnos a un callejón sin salida, no señores. De la misma manera se lo decimos al gobierno municipal. Pueden contar con nosotros para colaborar, para trabajar unidos y abordar las mejores soluciones para el municipio y todas las personas que aquí vivimos, pero, si lo que pretenden es seguir ninguneándonos, y que estemos calladitos, eso no es propio del Partido Popular. 

La lealtad, en tiempos de coronavirus, no cambia su significado, que no nos hagan creer lo contrario.

Por: Daniel Domene

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *