El servicio de limpieza es más caro y de peor calidad desde la ‘municipalización’ de los Verdes

Tiempo de lectura: 3 minutos

El portavoz del Partido Popular, Miguel Ángel Salguero, ha valorado la reunión de la comisión de obras y servicios, que se reunió ayer de forma extraordinaria para analizar el servicio de limpieza viaria y recogida de basuras.

Ha afirmado, datos en mano, que la municipalización del servicio de limpieza y recogida de basuras, además de acarrear un “peor servicio”, nos está saliendo “más cara” a los ciudadanos de Villena, como llevamos denunciando más de año y medio. Aspecto que hoy, por fin, ha reconocido el PSOE.

Servicio privatizado
20151.475.000,00
20161.475.000,00
Servicio municipalizado
(Hay que sumar los más de 200.000 euros 
que hay que sumar por adquirir 
maquinaria en las IFS, además de los 595.000 
euros que habrá que pagar a la anterior 
concesionaria por adquirir la maquinaria
)
20181.708.000,00
2019 
(a falta de algunas partidas)
1.590.068,00

Los dos últimos años completos de la contrata anterior, en 2015 y 2016, el servicio tuvo un coste de 1.475.000 euros anuales. Sin embargo, en 2018, primer año completo de municipalización, el coste ascendió a 1.708.000 euros, y en el borrador de presupuestos para 2019 se contemplan 1.577.774 euros, “a falta de incluir una partida para otros gastos, todavía en blanco, que en 2018 ascendió a 216.000 euros”, señalaba Salguero, recordando que se trata de “datos oficiales sacados de los presupuestos municipales”.

A todo ello hay que sumar la liquidación con la anterior concesionaria, a la que el ayuntamiento pretende pagar 595.000 euros para comprar su maquinaria (lógicamente la empresa pedirá más, y habrá que ver el coste final) y el gasto de más de 200.000 euros en 2018 para adquirir dos barredoras y una sopladora eléctrica. Y por último, matizaba Salguero, “tener en cuenta que la plantilla no está al 100%, como ha admitido el equipo de gobierno, por lo que cuando lo esté, el coste salarial será aún mayor”.

Algunos de los datos y ejemplos facilitados por el portavoz para ratificar su posición son los siguientes. En agosto hubo un accidente con una barredora. La máquina está en reparación desde entonces, por lo que no está operativa, y el Ayuntamiento no tiene otra de repuesto. Si esto sucediese prestando el servicio una empresa, la misma tendría la obligación de sustituir la máquina para seguir prestando el servicio en base a lo conveniado.

Los baldeos y limpieza de contenedores, se indicó en la comisión que se están realizando con menor frecuencia de la que lo hacía la anterior empresa, porque no hay personal suficiente. El mobiliario urbano únicamente se ha limpiado dos veces en año y medio (hasta noviembre de 2017) por el mismo motivo.

Y otro dato que indica la desventaja de la gestión directa es que cuando hay bajas en el servicio, y se tira de bolsa de empleo (cuando esté operativa) se podrá cubrir ese puesto en base al porcentaje de jornada laboral por el que se subrogó ese puesto. Por ejemplo, hay trabajadores que tienen una jornada del 15% o del 50%. Entonces, al utilizar la bolsa de trabajo no se podrá dar una jornada del 100% a los trabajadores que los sustituyan, sino del 15% o 50%. Mientras que en una empresa sí se puede ampliar esas jornadas laborales y ampliar los recursos, no es así en el Ayuntamiento con los impedimentos de la normativa pública. Por lo que esta gestión directa también resta operatividad.

“Ahora ya sabemos que, objetivamente, el servicio es más caro, y además peor, porque la falta de personal ha conllevado que dejen de prestarse servicios como el baldeo de calles y contenedores, algunas rutas o algunas limpiezas puntuales en las pedanías”.

Miguel Ángel Salguero apuntaba que la municipalización “ha sido una improvisación absoluta -extremo que confirmaba el alcalde- que ha concluido en fracaso, porque el ayuntamiento no tenía los medios necesarios y además empezó la casa por el tejado, asumiendo el servicio sin haber preparado previamente las bolsas de trabajo para cubrir las vacantes”. Sobre el papel, añadía, “la gestión directa puede sonar bien, pero en la práctica se ha demostrado que estamos pagando más por tener un servicio peor que el que teníamos con la Generala”.

Por ello, el PP sostiene que la “fórmula para Villena es la licitación del servicio”, una licitación, eso sí, “cuyos pliegos fijen una fiscalización estricta del contrato para que no se incumpla y regulen las sanciones por posibles incumplimientos, además de establecer una auditoria externa anual para controlar el funcionamiento del servicio”. Además, “si el PP gobierna también se compromete, además de a licitar el servicio, a llevar a cabo lo antes posible un plan de choque de limpieza para mejorar el estado de nuestras calles”, concluía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *