Una abstención que bien vale un sillón

Tiempo de lectura: 3 minutos

El PP lamenta la arbitrariedad respecto al uso de la Plaza de un equipo de gobierno que no gobierna para todos

Los informes demuestran que no hay defectos estructurales en la Plaza, sino derivados de la falta de mantenimiento que son fácilmente subsanables

La Junta de Gobierno de esta semana ha denegado la autorización para ceder el uso de la Plaza plurifuncional a una empresa para la realización de una corrida de Toros el próximo 7 de septiembre. El PSOE, que era quien realizó la propuesta de cesión, se abstuvo en la votación de su propia propuesta que solo tuvo el voto a favor del representante del Partido Popular en este órgano.

Hace unas semanas, el PSOE decía que no sabían si se podría realizar este evento porque igual estaban realizando unas obras en la plaza de la pirámide. Sin embargo, y como esas obras no iban a coincidir -ya lo sabían entonces- han tenido que buscar otra excusa: que hay informes que dicen que hay deficiencias en la Plaza que impiden la cesión. Sin embargo, es importante aclarar lo que dicen los informes de los técnicos municipales de industria para entender bien la situación.

Este informe -que dice exactamente lo mismo que para los eventos que se realizaron en la Plaza en junio y que fueron aprobados por Decreto del alcalde, y sobre los que todavía no nos han facilitado la documentación para ver qué contrato o convenio se ha alcanzado con la organizadora pese a que ya los hemos solicitado en dos ocasiones a Maite Gandía- realiza un análisis de todas las cuestiones relativas al edificio y únicamente advierte de tres aspectos que desde el Ayuntamiento se deben solucionar, y que tienen solución.

I. Como ya advertimos hace mucho tiempo, uno de los reparos de Industria es que la Plaza no cuenta con un contrato mantenimiento para el sistema de climatización, pese a que es obligatorio por Ley, que no es un defecto estructural sino porque desde PSOE y Verdes no lo han llevado a cabo indicando el técnico en este punto que pese a ello el sistema se encuentra en estado perfectamente funcional y que el contrato podría estar disponible en 15 días.

II. En cuanto al sistema motorizado de apertura parcial de su cubierta, no ha sido mantenido en ninguno de sus componentes y se encuentra inoperativo además del caucho instalado en el contorno de las partes móviles descompuesto porque las inclemencias meteorológicas han debiilitado el material. Situación normal del paso del tiempo. Este, como cualquier otro edificio -lo hemos visto con el Santuario, el Palacio Consistorial o la Casa de Cultura- debe tener un mantenimiento adecuado. Sin embargo, este problema se resuelve accionando este sistema antes de que haya personas en el interior de la Plaza.

III. Por último, en cuanto al sistema de control automático de aforo de propiedad municipal, el técnico avisa que no consta información del buen funcionamiento de este dispositivo electrónico de control del Ayuntamiento.

Estos son los aspectos en los que se escudan para la denegación de la cesión; aspectos que el Ayuntamiento puede solucionar rápidamente pero PSOE y Verdes han sido incapaces durante los últimos años. Ya en 2019 fue la empresa que organizó la corrida de toros la que reparó todos los elementos en mal estado en la Plaza por falta de mantenimienta del Ayuntamiento estos años.

Huelga decir que estos son los únicos avisos que realiza el informe, informando favorablemente acerca del resto de cuestiones relativas al edificio.

Inexistencia de defectos estructurales

Pero como se ve, no existen defectos estructurales que impidan la cesión. De hecho, en 2019 el Partido Popular presentó una moción para pedir a los técnicos municipales un informe sobre esos “defectos estructurales” que alegaban siempre los Verdes para denegar estos eventos, y el Equipo de Gobierno VOTÓ EN CONTRA, porque habría supuesto acabar con la mentira de la que llevan alimentándose mucho años y con ello engañando a la ciudad.

Pero si todo esto no fuese así, si -aunque ya hemos demostrado que no- realmente existiesen “defectos estructurales” que impiden la cesión de la Plaza, nos surgen dos preguntas: 1. ¿Por qué realiza eventos ahí el Ayuntamiento? 2. ¿Por qué organizaron en 2019 la corrida de toros alegando desde el PSOE que todo estaba correcto?

No hay otra respuesta más que la arbitrariedad, de actuar de formas distintas con la misma documentación en función del solicitante, si es de su ideología o no.

Pero les guste o no, no todas las personas piensan como ellos. Les guste o no, Villena no es suya y no deben gobernar solo para sus votantes sino para todos los ciudadanos de Villena. Esto no es el Congreso de los Diputados donde se debate y aprueban leyes, es un Ayuntamiento que es un órgano de gestión y que tiene que acatar las leyes que rigen su funcionamiento, y Fulgencio Cerdán no está por encima de todo eso, demostrando que no es el alcalde de todos y que solo gobierna para mantener su sillón, ese es su único interés como lleva demostrando desde el principio de la legislatura cuando no dudó en delegar competencias en los Verdes a los que llevaba 4 años denostando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.